acerca de la última noche.

Las despedidas de soltero están mal organizadas en nuestra cultura.

La costumbre de festejar el retiro de la soltería una semana antes de decir “si” a cosas que usted seguramente cree que podrá sostener, no le otorga la real dimensión a esa ceremonia del adiós.

La despedida de soltero debe hacerse el día anterior al casamiento.

Porque esa es la noche en la que usted no podrá evitar pensar en esos tipos que no se cogió, o en esas minas que se le escaparon por inseguridad.

El miedo de lo inminente es lo que permite disfrutar de una actividad tan sinsentido en nuestros días, un rito enterrado en el momento en que las barreras de la represión se volvieron líneas de tiza dibujadas en el piso.

Sin ese miedo, la despedida es un asado con amigos o amigas. Casi un festejo de cumpleaños. Con suerte, puede ser un travesti queriéndolo poner a prueba, con suerte un chongo pago que quizás le toque una teta mientras usted se sonroja sin vergüenza, esperando que el chongo se anime a más, para hacerla sentir osada.

Es ese espanto tribal de sentir el final de su vida como la conoce lo que lo pondrá al borde del abismo, y lo llevará a probarse y probarle al mundo que usted sigue siendo usted, aunque cambie un tilde en los formularios de datos.

Ese pánico tanático lo conducirá por caminos impensados. Solo esa noche, es carnaval.

Quédese tranquilo, en realidad nada cambia. Luego de esa jornada agotadora de afirmaciones públicas, brindis y comida, usted podrá regresar a sus viejos hábitos, y eventualmente, cuando se aburra, divorciarse. Incluso podrá conseguir amantes que le hagan compañía mientras su eterno compañero está evitando sentirse solo en alguna parte (o en su casa, si usted no está).

Pero esa noche, la anterior, vuelven los fantasmas de amores pasados, se cuelan en medio de su felicidad, como una gotita de nostalgia que usted tapará afanosamente, con brillos y purpurina.

No se engañe. Es esa, no la de hace siete días, la noche de la despedida. La pausa entre lo que pierde y el resto de su vida.

Disfrútela.

Anuncios

,

  1. #1 por Wal el agosto 22, 2009 - 2:06

    (o en su casa, mientras usted esta)
    Jejejeje!

    • #2 por g. el agosto 22, 2009 - 3:44

      yyyy… por ahí sería el mejor de los casos, no?

A %d blogueros les gusta esto: