fantasía.

Dos esqueletos están sentados en una bañera vacía. Se miran aburridos, no tienen nada para hacer.

De pronto, en la base de la bañera se abre un boquete. Doña Florinda vestida de partera los toma de los pies y los arrastra hacia abajo.

Salen del otro lado convertidos en crash test dummies.

Anuncios

,

A %d blogueros les gusta esto: