rayas.

La ve sacar un cigarrillo mientras pasa caminando apurada como todos los días, hermosa, un sueño inalcanzable y fugaz.

A veces está a punto de decirle algo. Pero luego recuerda quien es, maldice su vida y calla, la contempla mientras ella se aleja, un haz de luz en el infierno.

Todos los días la misma escena, el cigarrillo que se enciende, el movimiento distraído, inconsciente de quien no sabe que es el centro de un mundo que no es el suyo.

Hoy tiene un vestido a rayas. El sol cálido de la mañana le baña los hombros descubiertos. Los pies blanquísimos se mueven con celeridad, y él quisiera detener el tiempo, abrazarla y no dejarla ir.

Tiene un vestido a rayas y el encendedor no quiere funcionar. Lo sacude irritada, sin suerte. Comienza a revolver su cartera mientras se aleja. Hay días que lo mira sin ver, de reojo, una parte del paisaje urbano. Pero hoy ni siquiera lo ha mirado.

Tampoco mira el auto que a toda velocidad se dirige hacia ella mientras sus pequeños pies pisan el asfalto que ya emana el calor del verano en la ciudad.

Las rayas flotando en el aire. La sandalia desprendida del pie que quiere besar. Sin pensar, sin tiempo, se levanta del colchón que lo recibe todas las noches y corre hacia el cuerpo ensangrentado. La toma en brazos con fuerza y le implora que no se vaya, que se quede con él. A su alrededor todo es caos, pero él sólo ve esos ojos que tratan de mantenerse abiertos.

Arrasado por el llanto, le toma la mandíbula. Ella lo mira por primera vez y él entiende que ella se va. Alguien trata de sacarlo, pero él se niega. Ella lo toma de la muñeca con fuerza, un espasmo quizás, el estertor de la vida que se apaga.

Él deja de llorar, le sonríe y acaricia suavemente esa mejilla que tantas veces anheló tocar. Sin despegarse de sus ojos, ella muere.

En una esquina de Buenos Aires duerme un hombre. Nunca se separa de una pequeña sandalia negra que le recuerda el instante eterno de una despedida.

Anuncios

  1. #1 por micromios el octubre 5, 2009 - 14:11

    Con historias así tan bien contadas me convertiría raudo en una romántica empedernida.
    Todo lo que leo por aquí me gusta.

    • #2 por g. el octubre 5, 2009 - 14:15

      MUCHAS GRACIAS! trataremos de que siga siendo así. tambien voya seguir el tuyo, me interesa mucho el absurdo y como lo manejas. saludos!

A %d blogueros les gusta esto: