dolorosas verdades universales.

El mundo editorial, se sabe, da para todo.

No hay publicación que no se haya hecho, que no esté por hacerse, todo está inventado y no hay nada nuevo bajo el sol.

En ese amplio universo de hojas y palabras se cuentan con los dedos de la mano aquellas inteligentes, sensibles, que sirven para crecer en lo personal, que proporcionan alguna información valiosa o útil para la vida.

En el extremo opuesto están las mal llamadas “revistas femeninas”, un compilado de lugares comunes e idioteces pensadas para gente cuyo coeficiente intelectual no supera los 85 puntos.

Todo en la “revista femenina” está mal. Están armadas para un público cuyo poder adquisitivo claramente supera sus capacidades mentales, que no gusta de los desafíos, lectoras que buscan con urgencia que piensen por ellas y que las lleven de las narices a creer que el mundo es un lugar maravilloso, de colores pastel, en el que lo más importante es la ropa que se usa, que tan buena es una mujer en la cama y tener la menor cantidad de angustias posibles.

Son revistas hechas por mujeres criadas en un mundo en el cual lo esencial es agradar al hombre. Mujeres que piensan que su valor en la vida tiene que ver con cumplir con exigencias impuestas desde esa óptica masculina que considera a las féminas como cosas destinadas a su placer, que deben molestar lo menos posible y estar siempre dispuestas a todo lo que el hombre proponga.

Bajo la mentira del “éxito individual en la sociedad moderna”, vende modelos preestablecidos según los cuales toda mujer es una gata en potencia, una puta en la cama, un ama de casa eficiente, una madre maravillosa y una profesional intachable.

Quieren hacer creer que mujer es esa que puede responder a todas las demandas, por ello abundan en consejos para ser la mejor.

Incluso cuando se enfoca alguna temática “social”, se la enfoca desde el lugar básico de la moralina barata y pedorra del libro de autoayuda, a través de testimonios que no tienen valor alguno más allá del morbo de leer que hay otras tan estúpidas como la que lee, para que pueda sentirse identificada y calmar su débil conciencia con la funcional excusa de que a todas nos pasa lo mismo.

Es mentira. No nos pasa a todas lo mismo. Usted se está dejando estandarizar.

La mujer que lee este tipo de revistas no es una mujer, es una descerebrada que necesita ser aceptada por otros tan superficiales como ella.

Basta ver una portada de cualquier edición, que puede resumirse así: consumo, consumo, preguntas supuestamente “existenciales” que son un insulto a la inteligencia, leiv motivs decadentes propios de los años ’50, sexo, sexo, mujer bonita declarando algo intrascendente.

Señora, señorita: si usted tiene más de 15 años y cree que realmente es interesante leer una nota titulada “Miro mujeres, ¿soy torta?” (Ohlala, septiembre de 2009), no se ofenda ante esta revelación: usted no es torta, quédese tranquila. Simplemente es imbécil.

Gaste mejor su dinero y no les haga el caldo gordo a quienes quieren someterla a ser menos de lo que es.

Libérese, que ya va siendo hora de que se ponga a pensar por sus propios medios. A pesar de lo que diga la Cosmo, usted puede hacerlo.

Anuncios

, , ,

  1. #1 por MX el enero 4, 2010 - 18:03

    impecable. uno de los posts más coherentes ultimamente. otra! otra!

    • #2 por g. el enero 4, 2010 - 18:05

      para… me estas diciendo incoherente???
      yo lei en la Elle del mes pasado que los hombres hablan en doble sentido… esto es un ejemplo de eso???
      ya vas a ver.

  2. #3 por micromios el enero 4, 2010 - 19:13

    Amén.
    Creo que las mujeres en nuestra época han cambiado de amo. Y lo peor es que se creen liberadas cuando arrastran un gran yugo: la exaltación de su propia imagen olvidandose de que son algo más.
    Salut

    • #4 por g. el enero 4, 2010 - 19:16

      gran verdad. buena sintesis de lo que quiero decir.
      salut.

  3. #5 por fanou el enero 4, 2010 - 20:29

    Totalmente de acuerdo.

  4. #6 por Adriano el enero 5, 2010 - 13:07

    Excelente.
    El resumen de lo que contás es la publicidad de Galletitas (¿?) que muestra las preocupaciones de una mujer antes de desayunar y el pajaro carpintero que se lo repite a cada rato:
    -Que está caliente con un tipo casado;
    -Que se parece cada vez más a la madre;
    -Que o se va a Buzios o se hace las lolas (pobre, tiene que elegir)

    Claro, en la próxima escena la mina está desayunando tranquila, en su departamento 3 veces más grande que mi casa. A esas minas se dirigen.
    Reconozco que un par de días me gustaría estar con una mina así, sin problemas. Logicamente después se volvería todo muy aburrido, si tu mayor preocupación es el color que se viene en el verano escandinavo estás frita.

    Muy buen blog

    • #7 por g. el enero 5, 2010 - 13:10

      ah, la publicidad… oootro tema q es tremendo. estoy juntando ira para hablar de las publicidades para mujeres. se merecen el peor de los desprecios. linchamiento y lapidacion para los creativos.
      me alegra que te guste el blog!
      saludos,

  5. #8 por Tauro el enero 5, 2010 - 19:03

    Maravilloso resumen!!
    Un blog para los dedos de la mano.
    ; )

  6. #9 por El Gaucho Santillàn el enero 6, 2010 - 11:21

    Es una buena reflexiòn, pero la historia repetida. Si uno es estùpido, alguien se aprovecha.

    Hace rato que el mercantilismo se ha dado cuenta que la gente tiene necesidad de pertenecer a algo. Un grupo, un tipo de gente. Y toma ventajas sin miramientos.

    En EEUU, la gente de color radical, solo compra ropa marca “FUBU” (for us, by us) que se supone es diseñada, producida, y comercializada solo por gente de color.

    Y estàn orgullosos de eso.

    Claro, no saben que se produce en Taiwan.

    Saludos, buen post.

    • #10 por g. el enero 6, 2010 - 11:27

      y todo tiene que ver con una imagen, como decía alguien más arriba. sin reflexión, obviamente.
      lo tremendo es escudarse detrás del admitir lo basura que son estas publicaciones, pero aun si leerlas “para despejarse” o “para divertirse”.
      al menos, al menos, ya que las consumis, admití que te cierra el lugar en el que te ponen.
      saludos, gracias por leer.

  7. #11 por Silvina el enero 7, 2010 - 20:53

    Me gustó mucho, pero noto una gran contradicción. Comienza el texto agrediendo olímpicamente a quienes leen esas revistas y hacen eco de sus frivolidades, poniéndolas en un lugar de “imbéciles y/o descerebradas”; y al final parece convocarlas para que se liberen de ese yugo. Pareciera tratarse de un doble discurso, primero se dirige a sus “pares” que tienen cerebro -poniendo en un lugar muy inferior al resto (a las descerebradas)-, y luego se transforma en un supuesto “tirarle una soga” a estas pobres víctimas para que puedan ser más de lo que son.

    • #12 por g. el enero 7, 2010 - 21:03

      no por imbéciles tienen que estar sometidas. no veo la contradiccion.
      saludos!

  8. #13 por Silvina el enero 8, 2010 - 13:13

    Hola! Eso se entiende perfectamente y lo comparto. Yo me refería a otra cosa, principalmente a la intención del texto, no me queda claro a quién está destinado realmente, si a las pobres mujeres que padecen esta situación o a los iluminados que están muy por encima de ello. Porque el texto comienza con una actitud muy agresiva hacia este grupo de gente (“descerebradas, imbéciles”), y luego las invita a liberarse de esta esclavitud. Me pregunto…. si son descerebradas e imbéciles, ¿cómo pueden hacer algo al respecto?.; además, si la idea es promover un cambio en ellas…. ¿cómo alguien se puede sentir motivado a cambiar algo porque las traten de inferiores?
    Y ahí vuelvo a mi comentario de la generalización, no creo que toda la gente que lea esas revistas estén en esas categorías tan cerradas, imagino debe haber muchos matices dentro de este “círculo de lectores”.
    Bueno, espero no aburrirte ni ser densa con estas cuestiones. Igualmente te recuerdo que me gustó mucho, lo que pasa es que me surgió esta idea y quise compartirla. Te mando un beso.

    • #14 por g. el enero 8, 2010 - 13:38

      tene en cuenta que la primer generalizacion es la que se hace en estas revistas. ellas son las que generalizan a la mujer como imagen y forma con poco contenido.
      ellas son las que cierran a sus lectoras en ese universo de fantasia, gasto, artificialidad, y cuestiones tratadas sin espiritu crítico ni conciencia social. una nube de pedo, bah.
      la intencion oculta de estas revistas, como la de las publicidades femeninas, es esa, poner en esas cajitas a la mujer, para que no joda.
      es algo grave y preocupante, por su abundancia e invisibilidad. y esa invisibilidad es la que lo hace efectivo.
      de ahi la generalizacion de mi texto. es necesario dar una cachetada. es la forma de despertar, si alguien se ofende – y no lo digo por este debate que estamos teniendo nosotras -, es lamentable, pero quizas, ojala, alguien empieza a ver esa revista despues de leer este texto, y se da cuenta de que está más allá, de que no quiere ser esa imbecil descerebrada, y empieza a pensar y a rechazar ser tratada como una adolescente clase ABC1.
      no se decirte, no hay intencion en lo que escribo mas alla de mostrar lo que me molesta y contarlo para descargar, pero por ahi la intencion es un poco esa, tirar una punta para poder despues cuestionar cada vez mas cosas y saber donde nos paramos. siempre desde mi punto de vista, obviamente.
      saludos, y espero no haberte aburrido yo!

  9. #15 por enerk el enero 9, 2010 - 5:56

    Uy… como te dan. Me encantó “no se deje estandarizar”.
    Me lo estoy leyendo todoooooo…

    http://voyacambiar.wordpress.com/

  10. #16 por Abonado a la Ley de Murphy el febrero 8, 2010 - 14:52

    Aguante la revista de Susana!

    • #17 por g. el febrero 8, 2010 - 14:53

      eso, aguante, aguante.

  11. #18 por Ana Maria Banga el marzo 9, 2011 - 0:37

    Te metiste en camisa de once varas

A %d blogueros les gusta esto: