el tipo.

El tipo no paraba. Era una máquina. Se peleaba con todos porque era un convencido de lo que sostenía, no era un idealista, era más que eso, porque concretó en su vida sus convicciones. El tipo llegó a la cumbre del poder en uno de los peores momentos para llegar: con un país devastado por las crisis made in FMI.

Las intentonas fascistas de minar lo que tanto cuesta conseguir y mantener, la incertidumbre, la posibilidad de que el año que viene vuelvan los mismos de siempre, se atenuaban cuando nos mirábamos y nos decíamos, con la confianza en los ojos “Pero nosotros lo tenemos a Néstor”.

Esa certeza nos daba tranquilidad. Porque el tipo se la jugaba, y nos obligaba a encarar la responsabilidad de jugarnos también, a favor o en contra, no importa, porque así caían las caretas. Tanto se la jugó que el corazón le dijo basta, hasta acá.

Un hombre de acción, eso era. El que nos enseñó a los de menos de cuarenta que política es todo, que se hace en todas partes, que se hace todo el tiempo, que se pelea por lo que se cree, que es la única forma de mejorar algo, de cambiar aunque sea un poquito la mierda de mundo dominado por corporaciones y por empresarios y gente que no quiere repartir ni una pizca de lo que tiene para los que no tienen nada.

Por él salimos. Otra vez. Después de tantas décadas de guardarnos en casa pensando que nada podíamos hacer, empezamos a pensar que quizás algo podía ser distinto.

Menos malo tal vez.

Fueron él y Cristina los que propusieron las batallas más difíciles. Algunas se van ganando, otras son más peliagudas. Pero el tipo siempre estuvo adelante, al frente, exponiéndose, jugando en equipo con su compañera de toda la vida, que continúa con el camino que los dos deben haber soñado tantas veces.

La muerte duele siempre, no puede ser de otra forma, porque el vacío se siente y no se puede negar. Y no se puede creer, pero pasó. Es injusto, habiendo tanta basura que aún respira, que este tipo, justo este tipo que tenía tantísimo por hacer, en quien muchos depositamos las esperanzas de seguir profundizando un proyecto de país, de continente, se haya ido tan pronto.

Pero quedamos todos nosotros. Los que ahora levantamos las banderas. Los que entendemos el presente de otra manera gracias a que él pasó a formar parte de la historia grande desde antes de hoy, cuando se convierte en mito y leyenda.

No sabemos qué nos depara el futuro. Pero sabemos lo que él nos enseñó: que la lucha sigue y la damos todos los días.

Hoy más que nunca, nosotros lo tenemos a Néstor.

El que nos sacó a la calle y nos hizo alzar la voz.

Ése es el mayor triunfo del tipo.

Anuncios

, , , , ,

  1. #1 por Vi el octubre 27, 2010 - 17:56

    Totalmente de acuerdo. Y ojalá sepamos tomar conciencia de que a la izquierda de él, en este país, no hay nada. Y a la derecha, bueno, casi todos. Apoyemos a Cristina. El resto es la nada. El horror. El caos y la muerte.
    Abrazo

    • #2 por g. el octubre 28, 2010 - 0:55

      absolutamente.
      abrazo,

  2. #3 por El Gaucho Santillan el octubre 27, 2010 - 20:22

    No va a pasar de puntillas, por la historia argentina.

    Eso es seguro.

    Me da pena la Cristina.

    un abrazo.

    • #4 por g. el octubre 28, 2010 - 0:55

      si, a mi tambien, y ni siquiera se puede tomar un par de días para llorar tranquila, con el muñeco ese de cobos acechando.
      abrazo,

  3. #5 por Concha Huerta el octubre 28, 2010 - 10:14

    Que hermosa elegía de este ser que tanto admiras. Un cordial saludo.

    • #6 por g. el octubre 28, 2010 - 21:40

      gracias concha, dejo muchas cosas buenas este hombre, y se merece la admiración.
      abrazo,

  4. #7 por fla el octubre 29, 2010 - 12:48

    Sólo nos dejo fisicamente pero su legado estará para siempre

    • #8 por g. el octubre 29, 2010 - 12:51

      si, depende de nosotros que perdure.
      ahí leí la nota de marcelo para diario registrado, muy buena.
      abrazo para los tres, amiga.

      • #9 por fla el octubre 31, 2010 - 18:54

        uno más grande desde los tres

  5. #10 por micromios el octubre 30, 2010 - 5:32

    Hay cosas que perduran más allá de que uno se haya ido. Espero que la antorcha que encendió en vosotros siga siempre ardiente.
    Salut

    • #11 por g. el octubre 30, 2010 - 16:49

      todos esperamos lo mismo, carme, y trabajaremos para eso.
      te debo visitas. estos días fueron tan movidos que ni tiempo de visitar los blogs amigos tuve.
      abrazo,

  6. #12 por Claudia Ibañez el octubre 30, 2010 - 17:37

    Ahora nos tenemos a nosotros, que nos dimos cuenta que somos infinitamente más de los que creíamos que éramos. Más que nunca a cerrar filas, a decir presente cada vez que sea necesario…y de ahora en más todas y todos “somos yeguas” en el estricto sentido de la palabra: la yegua es una potranca indomable, y muchas veces es la que guía la manada. Un abrazo fuerte Gabi !

    • #13 por g. el octubre 30, 2010 - 17:50

      eso, que no se apague el fuego, a bancar a la yegua, que tiene más ovarios que toda la oposicion berreta junta.
      un abrazo,

A %d blogueros les gusta esto: