un fasito.

A los guardianes de la moral, los que critican lo que no probaron:

Queremos legalizar la tenencia de marihuana para consumo personal.

Nadie que haya fumado marihuana puede decir que después fue el mismo. Se te reacomoda el pensamiento, la cabeza se abre, el mundo se te acerca o se te aleja para que lo contemples de otra manera, y eso nunca es malo. Las puertas de la percepción están esperando que las abramos para enseñarnos la realidad de otra manera.

No aceptamos que nos señalen con el dedo los que no atravesaron la experiencia. Porque son cobardes, tocan de oído, hablan desde el miedo y el desconocimiento.

De faso, no vamos a hacer la revolución (ojalá fuera tan fácil…). Pero tampoco vamos a salir a afanar o matar por fumar un porro. Más bien lo contrario: pudimos (podemos) reinterpretar nuestro estar en el mundo y la forma de transmitirlo. Habilitar al inconciente, darle permiso para mostrarse.

Queremos cerrar la puerta a los que quieren mantener la ley actual para sostener un negocio. No los avalamos con nuestro silencio. El silencio es a veces la forma más clara de no jugársela. Legalizar la tenencia para consumo personal es reconocer una realidad instalada. Muchos fumamos, ergo, en este contexto, muchos corremos peligro de ser condenados por hacer algo que no afecta a la sociedad.

Pero claro: cuando fumás marihuana es más difícil que te metas en la vida del otro, más difícil que lo juzgues, más difícil que condenes a los que no piensan como vos. Porque te abrís, te ves diferente. Relativizás mandatos. Te relajás y podés sumergirte en sensaciones que perdés cuando estás inmerso en el stress cotidiano. Es un espacio de calma, no una enfermedad ni un delito. Es un estado de reflexión: más allá de las chicanas, de las boludeces que se te ocurren (y que son parte del disfrute), también pasa que entendés más profundamente algunas cuestiones. Te llegan más el dolor y la alegría  porque sos más sensible, más perceptivo.

Todo eso es peligroso para los que quieren mandar o decidir por todos cómo se vive: es más posible decir “no” cuando reflexionás.

Por todo eso, a ustedes, guardianes de la moral, les decimos que se preparen, porque ya no vamos a permitir que sus decisiones (o sus temores) nos quiten la libre elección de fumar un fasito cuando nos venga en gana.

Saludos,

* Hoy se realiza la Marcha Mundial de la Marihuana en varios puntos del país. 

Anuncios

, ,

  1. #1 por catartik el mayo 7, 2011 - 23:53

    por la libertad siempre: de expresión, de consumo personal de marihuana, de sexo, de religión, de opinión, de lo que se le cante a cada uno (mientras no (se) lastime). y en contra del castigo penal a eso (porrr dio, hay que apuntar a otro lado con el castigo). eso, eso G! abrazísimo

    • #2 por g. el mayo 7, 2011 - 23:59

      eso, eso. por la libertad, la máxima que podamos en la medida en que podamos y siempre por no lastimar, ni a nosotros ni a otros. eso como gran ambición, en medio, el largo largo camino hacia allá.
      abrazo!

  2. #3 por Paula el mayo 8, 2011 - 1:50

    Amén

  3. #4 por Vi el mayo 8, 2011 - 15:59

    Y que dejen de querer venderla. Y es verdad, a nadie le conviene que podamos pensar. Con o sin marihuana. Igual lo hacemos, con o son ella. Los viajes de cada uno pertenecen a la intimidad de cada uno, a lo mas privado de nuestras cabezas, ese territorio único. Y como dijo catartik, el castigo penal, claro que va por otro lado! Y lo de la revolución no sé eh, ya lo dijeron los de Arbolito en esa canción que dice “la revolución, se hace con una sonrisa, empecemos por ahí…”
    Abrazo

    • #5 por g. el mayo 8, 2011 - 16:15

      dejar de venderla antes que nada, Vi.
      el tema pasa por ahí, “lo que va de la piel para adentro me pertenece”, es valido fumar como no fumar, en la elección de cada uno, si esa decisión es una decisión interna, no impuesta (o lo menos impuesta posible) por un sistema que busca prohibir lo que no le conviene (por razones economicas principalmente). el grave problema que yo creo que ayuda a sostener esta situación son justamente los “guardianes de la moral”, que muchas muchas veces condenan cosas (ésto por ejemplo) porque “escucharon o leyeron por ahí que blablabla” (es la puerta de entrada a otras adicciones, es tan malo para la salud como el cigarrillo, es peor que el alcohol, es algo que está mal, etc etc.)
      y en realidad en el caso de la marihuana (una planta, una hierba milenaria que tiene los mismos usos desde hace miles de años y no ha matado a nadie ni dañado seriamente), lo que no entienden es que ese discurso termina haciendo el juego a una prohibición con otras motivaciones, las económicas. sabías que la marihuana se penalizo primero en EEUU cuando descubrieron que estaba desbancando a la cocaína, que era química y costosa, una droga de acción y productividad, que es tan necesaria p el capitalismo? (y ni hablemos de los efectos de la cocaína, esa SI es adictiva, si que daña, más allá de que yo no juzgo al que la consume, cada uno hace lo q quiere con su cuerpo)
      entonces, un montón de gente reitera un discurso basado en las ganancias de algunos. y así funciona todo, claro.
      en fin, me hice un post segunda versión, gracias por la inspiración, je.
      abrazo,

      • #6 por Vi el mayo 8, 2011 - 20:18

        Ni hablar, claro que el capitalismo es responsable absoluto. Y esos “guardianes de la moral”, mientras censuran esto y aquello, se clavan ribotril, clonazepan y todo tipo de mierda “aceptada socialmente” e indicada por médicos y psiquiatras, para “no sentir” y seguir haciendo lo que les dicen que tienen que hacer. Y si me embalo, mirá, hasta el ibuevanol con cafeína es para lo mismo “no sentir” y producir, producir, producir. Pero claro, te clavás uno de esos y nadie se asusta. Es más, te lo venden los chinos de la vuelta…
        Y no sigamos que terminamos en la conquista, después de todo, los indios consumían hierbas para todo y ahí andaban lo mas bien, y los chamanes, y etc, etc…
        Abrazo

  4. #7 por Ricardo el mayo 10, 2011 - 19:55

    Además, la tremenda hipocresía de prohibir el consumo de marihuana y permitir el consumo libre de alcohol y tabaco, comprobados más peligrosos y mortales que la yerba de la buena.
    Además (otro más), si la idea es que una droga lleva a la otra, el legalizar (o despenalizar) el consumo quebraría esa cadena.

    Saludos.

    • #8 por g. el mayo 11, 2011 - 12:05

      y si, hay un montón de motivos por los que sí, el asunto es urgente, ojalá que suceda y que los que tienen que hacerse cargo de cambiar las leyes lo hagan de una vez, así apuntan mejor a la hora de gastar recursos en causas judiciales y procesos.
      saludos.

A %d blogueros les gusta esto: