veneno.

Se inocula con una aguja y es como un shot de adrenalina sin limón ni sal que trepa por la espina dorsal hasta la base de la nuca. Se mezcla con el almuerzo inocente de un lunes a la tarde, porque no llegaste a comer más temprano. Te convoca, te llama, te empuja, te atraviesa y te quema en el medio de la frente, en el espacio del ceño fruncido, ahí donde arranca el dolor de cabeza. La migraña. El tumor. Las batallas que no se libran dejan un reguero de amargura y frustración que se aloja en el hígado y se convierten en bilis y después en cáncer. Si no tenés más alternativa que pelear tenés que salir a la cancha y olvidarte de que no te gusta la violencia. Tomar las armas los huevos los ovarios y gritar “unidos o dominados vencedores o vencidos” o algún slogan que te funcione para no arrugar, para no salir corriendo hacia el otro lado. Rezando a los dioses que tengas para no perder la vida en el campo de juego y cada derrota sabe a fracaso y cada fracaso sabe a día a día. El puto miedo. La puta sed de venganza. Los putos platos rotos que hay que pagar cuando la guerra termina. Yo era un hombre bueno dice el fantasma y le creés porque vos también hasta que te diste cuenta de que callar y aguantar no te va a llevar al cielo ni te va a traer palmadas en la espalda o la paz. Revolución gritan los pibes en las esquinas y se te frunce el corazón y sentís ganas de llorar, porque eso no existe. Evolución engolan los científicos las gargantas, pero vos no la vas a ver. La pastilla de la inmortalidad se patentará el día después de tu muerte.

Anuncios

, ,

  1. #1 por Andy el julio 6, 2011 - 10:53

    Y si…a este paso, ni el tiro del final te va a salir…Muy duro, lo que decis. Tristemente cierto. Yo, personalmente, como arenga elegiría : “Hay que vencer o ganar” 😉

    • #2 por g. el julio 7, 2011 - 19:53

      eso, no? vencer o ganar, he ahí la cuestión. y te lo digo con conocimiento de causa, con river en la b, el concepto de ganar me quedó en un lugar bastante choto al lado de la epopeya del sufrimiento. lo cual no deja ser vencer en cierta forma.
      qué lindos comentarios me dejan en este post, esta bueno.
      abrazo!

  2. #3 por catartik el julio 6, 2011 - 11:01

    auch, cómo estamos con los escritos existenciales (porque lo es, o no?).
    duro y cierto, tan tan.
    yo también te admiro (aunque no me creas), beso!

    • #4 por g. el julio 7, 2011 - 19:51

      te creo, te creo, pero es que sos tan buena vos que me parece de locos la admiración que me tenés.
      abrazo!

  3. #5 por blopas el julio 7, 2011 - 19:45

    “No hay cosa más espantosa que sobrevivirse”, decía Almafuerte. Y aunque no figura entre sus evangélicas negras, estoy seguro de que él habría pedido el azote público para quien deseara la pastillita de la inmortalidad. Y yo, para quien empujara el émbolo de la jeringa.
    Leerte es pensar.
    Saludos

    • #6 por g. el julio 7, 2011 - 19:50

      quiero que sepas que cada vez que me sienta mal por algo que escribo, voy a recurrir a la parte de “leerte es pensar”. diste en el clavo con lo que busco, me levanta un poco la autoestima.
      abrazo!

A %d blogueros les gusta esto: