telepatía.

A veces me gustaría
que me leyeras el pensamiento.
Así no tengo que hablar(te)
ni escribir(te).
Contarte cosas (sin contarte nada)
y que entiendas todo,
hasta lo que no entiendo yo.
Pero mi telepatía es peor
que la señal chota de mi celular,
así que imaginate.
A mi telepatía la entreno cuando estás cerca
y cuando no también.
Quiero ver si alguna vez la ciencia ficción
deja de ser tan ficción y se vuelve más ciencia.

Otras veces – no tantas – pienso que me gustaría
leerte el pensamiento, pero después no,
porque seguro malinterpreto.
Te llenaría de preguntas
(sí, más que ahora),
sobre los significados que encriptaste,
sobre tus códigos secretos.
Sería como los chicos
preguntando POR QUÉ en espiral,
¿viste que los chicos chiquitos
creen en las respuestas?
No es difícil
adivinarte el ánimo,
pero el personaje que construyo
a partir de lo que te veo
(de lo que te leo)
es mío,
es inventado.

A veces me gustaría
leernos el pensamiento
en lugar de las palabras.

Anuncios

, , ,

A %d blogueros les gusta esto: